Este fin de semana ha tenido lugar la primera edición del training camp para mujeres corredoras WRun by Anna Comet y ha superado todas las expectativas tanto de las organizadoras como de las participantes.

Sábado puntuales, Marta Parés y Anna Comet, organizadoras de WRun, recibían a las participantes en el hall del Hotel Dynamics en Caldes d’Estrac, al Maresma. Los esperaba, todas, un fin de semana muy intenso con un programa ambicioso y unas profesionales de primera clase.

La jornada del sábado, con 21 participantes de todas las edades -de 15 a 54 años- se inició con una clase magistral sobre nutrición deportiva adaptada a la mujer corredora a cargo de Anna Grifols. Después de un pequeño break, durante el cual las participantes degustar productos The Elements y pan 0% Gluten mientras se iban conociendo y cogían fuerzas para la sesión de trabajo de fuerza que tuvo lugar en la playa a cargo de Anna Farrés.

Para hacer bajar la comida, las corredoras recibieron a Laura Márquez que les explicó con pelos y señales cómo funciona el suelo pélvico, cómo detectar disfunciones, cómo tratarlas y cómo proteger el cuerpo femenino en esta zona tan delicada sobre todo para ellas que practican un deporte de impacto.

El día iba cayendo y las participantes se vistieron de correr para experimentar una salida de trail con frontales. Petzl permitió a las corredoras disfrutar de una actividad que muchas de ellas no están acostumbradas a hacer y que disfrutaron de lo lindo en grupo y en un entorno -la oscuridad de la noche- diferente. Las imágenes de todos los frentes en fila fue exquisita.

Al volver al hotel, la fisioterapeuta, Iris Parés -a quien le tocó trabajar hasta pasadas las 11-, ya las esperaba para repasar unas piernas que aún les quedaba trabajo al día siguiente.

Con las infusiones de la cena e Iris todavía trabajando piernas, Anna Comet les explicó su experiencia como deportista en las diferentes etapas de la vida. Anna celebra, este año, 30 años de competición oficial.

A las 7 de la mañana del domingo, todavía sin amanecer, ya sonaban los despertadores en las habitaciones. A las 7.15 comenzaban la jornada con una sesión de entrenamiento en ayunas, seguida de una sesión de hipopresivos a cargo del Iris Parés.

Un desayuno completo y saludable con una buena tertulia las llevó hasta la sesión de Yoga que Laia Fitó la había preparado especialmente para corredores.

Y llegaba el último entrenamiento, una sesión de técnica de bastones y técnica de carrera que terminó con unas series intensas para rematar el trabajo.

Como el tiempo del fin de semana fue espléndido, antes de comer pudieron disfrutar de un vermut en la terraza del hotel con unas vistas preciosas sobre el Mediterráneo.

La comida y un sorteo de material fueron el fin de fiesta acompañado de abrazos y una comunidad preciosa que se creó a una velocidad estratosférica entre participantes y entre participantes y organizadoras.

Todos los momentos del fin de semana estuvieron captados por la fotógrafa Laura Matallana.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *